Sombra de humo

IMG01018-20120327-1609

…Cuando me desperté, me di cuenta que estaba solo, no había nadie conmigo ni cerca, escuchaba un eco lejano de voces ininteligibles que me hablaban de perdición y desesperanza, mire las grandes ventanas de marcos reforzadas con barrotes de hierro, la pálida luz de la luna lograba atravesar los sucios vidrios y formaban horribles formas en el suelo, esas ventanas también me decían que estaba en un lugar alto, podía ver las columnas de humo que salían de las fabricas que nunca se detenían.

Todo esto me llenaba de una sombra fría y hueca que se anidaba en mis temores mas profundos.

 

Percibia un hedor frio y nauseabundo que llegaba por debajo de la puerta en la gélida corriente arrastrandose  e impreganado todo como un animal herido que salpicaba todo con sangre podrida. Ese mismo hedor era lo que me había despertado, aun que creo que había estado ahí desde hacia años…

 

La sala donde estaba era larga y oscura como un corredor que no tenia fin, donde había otras camas, algunas vacías, otras con almohadas y colchones sucios, mi cama era la única con un buró y una lampara, cerca de mi  había una mesa con muchos frascos, con etiquetas en un idioma que no reconocia, pero no estaba seguro, por que mi vista era borrosa… me senti de nuevo sumergirme lentamente en la nada, senti mi cuerpo perder peso y flotar por la habitacion… antes de perderme totalmente vi a un grupo de personas con trajes negros o grieses y corbata acercarse a mi cama… trate de hablar pero mi cuerpo ya no respondia… Estos hombres hablaban entre ellos, sus lentes brillaban con un reflejo de luz de alguna fuente desconocida, lo que evitaba que pudiera mirar sus ojos… con mivimientos pusados y calculados, unos escribian en tabletas y otros usban su telefono, nuevamente trate de hablar, de preguntar, que pasaba, que hacia ahi, pero ningun sonido escapaba de mi garganta. En un ultimo esfuerzo levante mi mano, o trate de hacerlo… uno de esos hombres giro levemente la cabeza y me miro en ese momento mi vision se nublo y no supe mas.

 

Cuando desperte nuevamente estaba en un lugar diferente, estaba vestido con un short blanco y estaba atado a una Camilla… eso era todo lo que habia en la bien iluminada habitacion, esta era amplia y las luces de las lamparas blancas de neon lastimaban mis ojos…

Depronto entro nuevamente el grupo de hombres de traje, primero trate de hablarles –oiga, por favor, donde estoy?, escucheme, quienes son?

Poco a poco subi la voz hasta que les gritaba abiertamente, pero ellos parecian no escucharme, salieron de ahi como si yo no existiera y fue ahi cuando supe que no saldria nunca de ahi.

 

Segui gritando y llorando por mucho tiempo hasta que me canse, y trate de pensar, de racionalizar mi estado pero no recordaba nada de mi, no sabia quien era ni por que habia llegado hasta esa horrible situacion… en ese momento gire la cabeza y mire mi reflejo en un panel de acero inoxidable pulido, no pude reconocer el rostro que miraba y eso termino por derrumbarme, grite de coraje y miedo, senti como la esperanza moria entre esas paredes blancas y mudas que aprisionaban no solo mi cuerpo si no mi espiritu y mataban mi cordura…

 

Creo que segui gritando hasta que me quede dormido, me estremeci no tanto por la suerte que me esperaba, si no por no saber por que me pasaba esto, no podia recordar nada, pensaba que si esto que me sucedia, era un castigo por algun crimen que habia cometido, seria mas facil aceptarlo, pensaba que quizas si estaba siendo castigado, pero por que? No habia logica.

 

Precisamente en el momento que perdia toda esperanza, senti un roce casi fantasmal en mi cara, como limpiando mis lagrimas… por un momento pense que era mi imaginacion, pero luego lo senti nuevamente, esta vez pude sentir la piel de la mano que me tocaba, era suave y tibia. Por un momento no quise abrir los ojos, quizas por miedo a que esa sensacion terminara, quizas era un sueño, pero sus movimientos suaves y acompasados me hacian preguntarme quien era el autor de tanta compasion. Asi que lentamente abri los ojos y te mire por primera vez, tus ojos cafe tenian una mirada profunda y dulce, tu cara palida y limpia reflejaba calma que tranquilizaba mi alma, tu sonrisa tenue y enigmatica termino por alejarme por un instante del lugar donde estaba… trate de hablar pero pusiste un dedo sobre tu boca y me señalaste que no dijera nada. Nos miramos largamente, me perdi en tu halo y en tu luz, de pronto un ruido… y ya no estabas… la desesperacion se apodero nuevamente de mi, pero ya no me afecto tanto… ahora tenia esperanza.

 

Pasaron dos dias, pense que quizas no te veria mas, pero algo dentro de mi, algo que me habias dicho con tu mirada me aseguraba que nos veriamos nuevamente. Y no me equivoque.

 

Esa noche, cuando abri los ojos pude verte caminando hacia mi, no me importo que durante el dia me habian operado, no importaba que estaba medio drogado y sentia un intenso dolor en mi costado izquierdo… en el momento que te vi acercarte a mi lado, eso, todo eso carecio de importancia, nada era mas importante que tu, nada era mas real y contundente que tu presencia en mi habitacion. El aire se lleno de un aroma de canela y manzanas y todo el ambiente se lleno de una luz sutil que me nutria el cuerpo y era como un balzamo para mi alma.

 

Note que la luz emanaba de ti y me parecio algo muy natural… sabia que no eras mortal, no podias! Eras tan magica y hermosa que no pertenecias a este mundo, menos aun a este lugar. Me sonreiste y por primera vez, escuche tu voz…

-no me preguntes… no te voy a decir mi secreto…

 

Tu voz era cantarina y fresca, como el sonido de un rio en verano, pero acariciante, como terciopelo … te reiste de nuevo y yo me rei, fue la primera vez que sonreia desde que habia despertado en la habitacion sucia. Te acercaste mas a mi y me di cuenta que las ataduras estaban sueltas, te sentaste en la orilla de mi cama y continuaste hablando…

 

-hoy estuvo muy feo… estuve ahi pero no pude ayudarte mucho… mientras decias eso, metiste tu mano bajo mi bata de enfermo y acariciaste con suavidad y cariño la zona donde me habian abierto y tenia una cicatriz con suturas en forma de C que corria desde mi pectoral lateral hasta por debajo de mi cadera, note que dejaba de dolerme, tambien note que la suavidad y tibieza de tu mano penetraban mi piel acariciandome por debajo de mi herida.

 

-espero que te sientas mejor…

Y me senti mejor.. todo se ilumino de forma tenue y comoda, me recoste en la cama.. tomaste mi mano y me dijiste: no me sueltes, e ese momento se abrio mi cama debajo de mi, como si fuera una trampa que me tragaba, la sensacion de vacio me aterrorizo, pero no te solte, depues de eso, solo flotamos, despues de eso, solo las estrellas y la luna nos pudieron ver…

 

Advertisements
Standard

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s